Buscar
  • epigmeniorc

Conoce el árbol nacional de México

Actualizado: 27 dic 2021


La leyenda dice que lo plantó un sacerdote del Dios del Viento (Ehécatl). Es un gran árbol frondoso, muy viejo, se calcula que puede llegar a tener 2 mil años de antigüedad.

Es tan alto que ni 20 personas paradas, una encima de otra llegarían a su copa. Y es tan ancho que ni 30 personas tomadas de las manos y rodeándolo con los brazos completamente extendidos lo alcanza.


Y aunque su nombre científico es taxodium mucronatum, este árbol que no envejece, es llamado también sabino, ciprés mexicano, tule, ahuehué, ciprés de Moctezuma, pero el nombre más popular que hasta ahora le hemos dado los mexicanos y demás conocedores es ahuehuete.


Su nombre en lengua náhuatl significa “un árbol viejo de agua”, pues crece donde hay mucha agua, es decir cerca de los ríos. Donde se agrupan y forman grandes galerías.


Su principal uso es de valor espiritual, ya que este arropa múltiples creencias adoptadas por los originarios las cuales se basan en la magia que dicen que posee. Algunas personas visitan de manera respetuosa a los más antiguos y les ofrendan una corona de flores como muestra de su creencia.


Además, el ahuehuete es un símbolo mexicano pues en 1921 fue designado como el Árbol Nacional en la conmemoración de los 100 años de independencia.


Por su longevidad son testigos vivos de la Historia de México, porque han visto pasar bajo su sombra los acontecimientos de nuestro país.


Un ahuehuete notable es el que tiene 2000 años de vida, ubicado en el cementerio de la Iglesia de Santa María de Tule, en el Estado de Oaxaca.


Otros ahuehuetes son el “Árbol de la Noche Triste” que atestiguó el llanto de Hernán Cortés al aceptar su derrota ante el pueblo mexica; y un descendiente suyo que vive en Dolores Hidalgo, Guanajuato.


Otro célebre ejemplar es el sabino gordo de la Hacienda de Espíritu Santo en General Terán, Nuevo León, con una edad aproximada de mil años.


Uno más se encuentra en el Santuario de Chalma, en el municipio de Ocuilán de Artega, Estado de México.


Y otros de los ejemplares más representativos los encontramos en el Lago de Camecuaro, en Michoacan.


¿Conoces alguno que se me escapó? Cuéntame donde se encuentra.

Con información de la Comisión Nacional Forestal y ecobotanico.com

8 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo